• José Moreno

Armonía, según algunos compositores


Según Tchaikovsky hay dos maneras diferentes en las que podemos combinar los sonidos, la primera es haciéndolos sonar de manera separada, y la segunda es sometiéndolos a una simultánea concordancia. La primera manera se nombra como “Melodía” y la segunda “Armonía”. Estas dos definiciones mencionadas, sumadas a otro factor que es el “Ritmo”, constituyen el Material del Arte de la Música.


Según Rimsky Korsakov, la ciencia de la armonía es la disciplina que tiene por objeto el estudio de los diversos acordes, de su relación entre sí, de las combinaciones accidentales y del uso que de ellas debe hacerse en la composición musical.


La armonía, según Schoenberg, es el estudio de sonidos simultáneos y cómo estos podrían ser unidos según su importancia y valores arquitectónicos, melódicos, rítmicos, en relación con otro.


Por supuesto que también existen otros factores musicales que dan identidad o son importantes en la música, como lo son intensidad, espacialidad, timbre o color, entre otros, pero estos corresponden a un tema más dedicado a la composición musical que a la comprensión o acercamiento de la armonía musical.


Zamacois considera que esta frase debería aparecer en todos los tratados de armonía:


"Ha de saber el discípulo que lo que hemos presentado como reglas, en el transcurso de este libro, son únicamente el resultado de numerosas y repetidas observaciones hechas sobre


las obras de los más grandes maestros, universalmente admirados, que nos precedieron. Estas reglas deberían, en realidad, ser denominadas consejos, recomendaciones, dado que en Arte no hay propiamente reglas"[1].


[1] Dubois, Tratado de Armonía, pág. 240